La Comisión Europea ha llegado a un acuerdo con el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE sobre la reforma de la protección de datos de la UE para adecuar a Europa a la era digital.

Más del 90 % de los europeos afirman que quieren tener los mismos derechos en materia de protección de datos en toda la UE, independientemente de dónde se traten dichos datos. Esto será pronto una realidad, pues el paquete de reforma pondrá fin a la proliferación de normas sobre protección de datos que existe actualmente en la UE.

La reforma consta de dos instrumentos: el Reglamento general sobre protección de datos permitirá a los ciudadanos ejercer un mayor control sobre sus datos personales. Al mismo tiempo, unas normas unificadas permitirán que las empresas aprovechen al máximo las oportunidades del mercado único digital al reducir las cargas administrativas y beneficiarse de una confianza reforzada de los consumidores.

Y la Directiva sobre protección de datos a efectos policiales y judiciales, que garantizará que los datos de víctimas, testigos y sospechosos de delitos estén debidamente protegidos en el marco de una investigación o de medidas de aplicación de la ley. Al mismo tiempo, unas leyes más armonizadas facilitarán también la cooperación transfronteriza de la policía o de las fiscalías para luchar más eficazmente contra la delincuencia y el terrorismo en Europa. A raíz del acuerdo político alcanzado en el diálogo tripartito, el texto final será formalmente adoptado por el Parlamento Europeo y el Consejo a principios de 2016. La nueva normativa será aplicable dos años después.

Este artículo no debe ni pretende ser considerado como asesoramiento legal

Avatar

El objetivo de la Delegación del CGAE en Bruselas es eliminar las distancias entre el abogado español y las Instituciones europeas.