Desde el comienzo de la crisis económica y financiera, el mercado de los venture capital (fondos de capital riesgo) o private equity se encuentra en constante cambio. En los últimos años, la internacionalización progresiva de esta actividad ha permitido su apertura a todo tipo de mercados, incluidos los emergentes. A pesar de la iliquidez del capital riesgo, el crecimiento del venture capital y private equity ha sido muy elevado, convirtiéndose en uno de los tipos de inversión más rentables en la actualidad. Sin embargo, las nuevas regulaciones de los bancos acreedores, que los hacen menos dispuestos a otorgar financiación, requieren un reajuste del modelo de negocio. De ahí que las transacciones de capital riesgo o private equity, resultan cada vez más complejas a nivel contractual.

Puesto que la mayor parte de las empresas objeto de inversión en venture capital o private equity –conocidas como sociedades receptoras o sociedades participadas- no suelen cotizar en bolsa, este tipo de negocios tiene un alto grado de iliquidez. El venture capital o private equity abarca la compra y venta de acciones y participaciones de empresas mediante un proceso de negociación en el que se aborda un gran número de cuestiones: precio de compra, forma de pago, cláusulas especiales, opciones de compra para obtener una participación mayoritaria, etc.

El venture capital o private equity consiste en una inversión en títulos o participaciones que se produce tras un proceso de negociación entre dos partes. Por una parte las sociedades receptoras, que buscan financiación difícil de obtener en el mercado a través de otros medios más comunes dado su alto riesgo. Por otra los inversores, que confían en el éxito de las sociedades receptoras ya que  consideran que tienen un alto potencial de crecimiento e invierten para fomentar dicho crecimiento integrándose en su consejo de administración o asesorando en decisiones estratégicas con el fin de aportar un valor añadido que les permita obtener una fuerte plusvalía en el momento de la venta de su participación.

Existen distintas formas para la venta de un venture capital (fondo de capital riesgo) o private equity, siendo las siguientes las principales:

  • Salida a bolsa de la empresa: normalmente, en estos casos el venture capital o private equity se deshace de su participación.
  • Operación de venta: el venture capital o private equity se puede vender a terceros interesados. Pueden ser directivos de la propia empresa, como de otra del mismo o diferente sector, un grupo inversor, un proveedor, etc.
  • Venta de la participación a otro fondo de capital riesgo.

Enrique Méndez & Karl H. Lincke

Este artículo no debe ni pretende ser considerado como asesoramiento legal

Mariscal & Abogados

Mariscal & Abogados es un despacho internacional con oficinas principales en Madrid que ofrece asesoramiento jurídico a empresas nacionales y extranjeras en sus actividades en España. . Contacte con Mariscal & Abogados