Derechos que tienes para proteger tus datos personales

El próximo 25 de mayo de 2018 entra en vigor el reglamento europeo de protección de datos. Es importante que conozcas cuáles son tus derechos en materia de datos personales.

1. Derecho a conocer:

• Para qué utilizan tus datos (Quién los tiene, para qué los tienen, a quién los pueden ceder, quienes son sus destinatarios)
• El plazo de conservación de tus datos o hasta cuando van a ser utilizados
• Que puedes presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos
• La existencia de decisiones automatizadas, la elaboración de perfiles y sus consecuencias

2. Derecho a solicitar al responsable:

• La suspensión del tratamiento de tus datos
• La conservación de tus datos
• La portabilidad de tus datos a otros proveedores de servicios

3. Derecho a rectificar tus datos personales:

• Cuando sean inexactos
• Cuando estén incompletos

4. Derecho a suprimir tus datos personales:

• Por tratamiento ilícito de datos
• Por la desaparición de la finalidad que motivó el tratamiento o recogida
• Cuando revocas tu consentimiento
• Cuando te opones a que se traten

5. Derecho de oposición al tratamiento de tus datos:

• Por motivos personales, salvo que quien trata tus datos acredite un interés legítimo
• Cuando el tratamiento tenga por objeto el marketing directo.

 

Este artículo no constituye asesoramiento jurídico.

Definición y efectos del Certificado Sucesorio Europeo

Una de las nuevas creaciones del Reglamento es el “Certificado Sucesorio Europeo”, un documento conforme a un modelo oficial en el que se recoge la información esencial de una herencia y que se crea para su circulación por otros Estados distintos. El Certificado Sucesorio Europeo se expide por la Autoridad Competente de un Estado miembro de la Unión Europea y es presentado como documento probatorio en otro Estado miembro. Procura un instrumento jurídico a los ciudadanos europeos puesto que permite acreditar un expediente hereditario conforme a la ley nacional del Estado en el que se ha producido la defunción en otro estado miembro de la Unión Europea. Los elementos que trata de probar son los siguientes:

  • Quién es el heredero o legatario
  • A quién se le ha adjudicado un bien concreto
  • Cuáles son las facultades de los ejecutores o administradores de la herencia

La existencia del Certificado Sucesorio Europeo no impide la utilización de otros documentos de la legislación de un Estado, dado que su uso es voluntario para los ciudadanos europeos. Una vez expedido produce efectos tanto en el Estado en que se expidió como en los demás Estados miembros sujetos al Reglamento.

Efectos jurídicos del Certificado Sucesorio Europeo

La eficacia del Certificado Sucesorio Europeo se concreta en tres aspectos:

Proporciona protección jurídica a los actores de una herencia

El Reglamento UE N.º 650/2012, de 4 de julio de 2012 busca ofrecer protección jurídica a aquellos que confiando en el contenido del certificado realizan actos jurídicos respecto a los bienes de la herencia. El Reglamento entiende que cualquier persona que adquiere bienes procedentes de una herencia y que han sido dispuestos por quien tiene facultades para disponer de los mismos, queda protegido en su adquisición. De la misma manera, entiende que cualquier entidad que conforme al certificado realice pagos o entregue bienes a quien esté autorizado para recibirlos, ha tratado con una persona autorizada para ello y queda exonerada de cualquier responsabilidad por los pagos o las entregas de bienes realizados.

Es un medio de prueba de la sucesión hereditaria

El Certificado también prueba todos los extremos contenidos en el mismo que ya hayan sido demostrados y acreditados ante la Autoridad Nacional competente conforme a la ley aplicable a la sucesión hereditaria de que se trate. Se presume que tienen condición de herederos y legatarios las personas que aparecen como tales en el Certificado, y que sus derechos sobre la herencia son los que aparecen en el propio Certificado.

En ambos casos, para que la protección que ofrece el Reglamento tenga eficacia, es necesario que aquel que entrega o adquiere los bienes tenga conocimiento de que el contenido del Certificado responde a la realidad o, en su defecto, en caso de que no responda a la realidad, que su falta de conocimiento acerca de la falsedad del certificado no sea debida a negligencia grave por su parte.

Es un título inscribible en los Registros Públicos

Finalmente, mediante el Certificado se pretende proporcionar un instrumento jurídico apto para inscribir los bienes de la herencia en cualquier Registro Público de un Estado miembro en el que deban inscribirse. Corresponde a la legislación nacional del Estado que se trate determinar la naturaleza de los derechos y el procedimiento de inscripción.

Salma Sehk Zinth y Alejandro Espada Gerlach

Expedición y solicitud del Certificado Sucesorio Europeo

La solicitud del Certificado Sucesorio Europeo a las Autoridades Competentes puede hacerla cualquier persona que tenga la condición de heredero o legatario en una herencia determinada. También pueden realizar la solicitud aquellos que tengan la consideración de ejecutores o administradores de dicha herencia.

Las Autoridades Competentes para la expedición del Certificado Sucesorio Europeo son los Tribunales de Justicia del Estado en el que se expide, además de cualquier otra autoridad que, conforme a la legislación de ese Estado, sea competente para tramitar sucesiones por causa de defunción “mortis causa”. En España, son los Jueces y los Notarios los que tienen poder para expedir el Certificado Sucesorio Europeo.

El original del documento queda en poder de la Autoridad que lo expide, que entregará a los interesados una o varias copias auténticas con un plazo de validez de 6 meses. Transcurrido este plazo, habrá que solicitar una prórroga o una nueva copia para poder seguir haciendo uso del Certificado.

Pasos para la solicitud del Certificado Sucesorio Europeo

1.Previa solicitud, compete al notario que declare la sucesión o alguno de sus elementos o a quien legalmente le sustituya o suceda en su protocolo, la expedición del certificado previsto en el artículo 62 del Reglamento (UE) n. º 650/2012 debiendo para ello usar el formulario al que se refiere el artículo 67 del mismo Reglamento. La solicitud de la expedición de un certificado sucesorio podrá presentarse mediante el formulario previsto en el artículo 65.2 del mismo Reglamento.

2.De dicha expedición del certificado sucesorio europeo, que tendrá el carácter de documento público conforme al artículo 17 de la Ley del Notariado, se dejará constancia mediante nota en la matriz de la escritura que sustancie el acto o negocio, a la que se incorporará el original del certificado, entregándose copia auténtica al solicitante.

Alternativas al Certificado Sucesorio Europeo

La autoridad del país de la UE que ejecuta la herencia puede facilitar un documento nacional que certifique la condición de heredero, albacea testamentario o administrador de los bienes. La ventaja del Certificado Sucesorio Europeo radica en que surte los mismos efectos en toda la UE, independientemente del país en que se haya expedido. Por otra parte, un documento nacional puede tener distintos efectos en función del país de la UE que lo haya expedido, lo que puede retrasar el reconocimiento de sus derechos en otro país de la UE.

Adicionalmente, el Certificado Sucesorio Europeo se reconoce en los demás países de la UE sin necesidad de ningún procedimiento especial.

Salma Sehk Zinth y Alejandro Espada Gerlach

Vencimiento anticipado del préstamo hipotecario por impago de cuotas

Nuevamente el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) recuerda en su Sentencia del 26 de enero de 2017 la normativa europea sobre los derechos de los consumidores y usuarios y la labor de protección de los Juzgados y Tribunales españoles en la interpretación y aplicación del derecho comunitario, esta vez en relación al vencimiento anticipado del préstamo hipotecario por impago de cuotas.

La normativa es de aplicación directa en España y por consiguiente la norma nacional no puede contradecir las directivas europeas. Tampoco los Tribunales de Justicia Españoles pueden aplicar la normativa nacional en sentido e interpretación distinta de la marcada por esas Directivas y por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Pues bien, esta formulación en la que todos estamos de acuerdo, luego en la realidad judicial no siempre se cumple y el TJEU advierte a los Tribunales Españoles. La protección del consumidor es un principio esencial en la normativa europea y la legislación española no siempre es igual de exigente en la protección de los usuarios bancarios en general y de los titulares préstamos hipotecarios en particular. El TJUE reitera que los Tribunales nacionales han de analizar y valorar la normativa europea así como los contratos y sus cláusulas para comprobar si éstas son abusivas.

Esta obligación judicial es imperativa y de oficio en todos los procedimientos judiciales frente a consumidores. Entre las cláusulas abusivas a analizar y valorar por el Tribunal español está la cláusula de vencimiento anticipado del préstamo hipotecario por impago de cuotas.

El examen del carácter abusivo de una cláusula implica, según el TJUE, determinar si:

  • esta cláusula causa un desequilibrio importante entre los derechos y obligaciones de las partes del contrato en detrimento del consumidor,
  • tiene carácter suficientemente grave en relación con la duración y la cuantía del préstamo
  • dicha facultad constituye una excepción y
  • el Derecho nacional prevé medios adecuados y eficaces que permitan al consumidor sujeto a la aplicación de esa cláusula poner remedio a los efectos del vencimiento anticipado del préstamo.

Miguel Peralta

Este artículo no supone asesoramiento jurídico, si tienes preguntas no dude en contactar con nosotros

Responsabilidad de los usuarios de redes sociales en materia de protección de datos

El auge imparable de las redes sociales lleva consigo un aumento de la exposición de la privacidad, no sólo propia sino de terceros. Se suele hablar del derecho a la protección de datos personales del usuario (qué datos quiere publicar, con qué finalidad pueden ser utilizados, quién puede acceder a ellos, etc…). Sin embargo, pasan a menudo desapercibidas las implicaciones legales en esta materia, cuando los datos personales que publica este usuario pertenecen a un tercero.